IRENE
Gibraleón, Huelva
"Trabajar y follar a la vez es algo imposible. Pero que chupen el coño mientras trabajas es algo maravilloso. Confieso que siento una gran debilidad por practicar este numerito sexual, incomparable y delicioso. Es por eso que contrate aquel inútil mensajero, inútil e incompetente para el trabajo, pero que me lo chupaba con deleite. El inútil podía permanecer horas debajo de mi escritorio enganchado a mi coño. Lo inesperado fue, que aquella mañana, cuando el mensajero me mamaba el coño apareció de repente, la joven directora de nuestra firma comercial, una mujer con un par de tetas únicas y un culo respingón y provocativo"
Podemos hacerlo por teléfono o chat pero si nos gustamos podemos quedar en Huelva
IRENE Gibraleón, Huelva